sábado, 10 de enero de 2009

Berlin Winter Camp

Este año nuevo como había comentado antes, decidí irme a Berlin a vivir la aventura del Berlin Winter Camp organizado por un grupo de activos couch surfers que viven en Berlín.

Llegué el 26 de diciembre y esa noche y la del 27 las pasé en un hostal. Compartí un dormitorio de 6 camas, pero solo había otra mujer en el dormitorio y así fué por la primera noche. La segunda fué otra cosa. Pues bien, el hostal estaba muy bien. Es enorme y el ambiente es muy agradable. Está cerca de Ostbanhof y tiene varios restaurantes baratos alrededor. El caso es que ahí pasé la primera noche sin mayores sobresaltos. Advierto que me quedé dos noches en el hostal porque mi host de couchsurfing no estaba en Berlin esos dos días.

El 27 tomé un free tour que me encantó. El guía era un gringo bastante carismático que nos contaba la historia de Berlín con una gracia digna de Andrés López el colombiano, pero gringo y a quién al final daba gusto darle la propina por su trabajo. Quedé bastante impresionada con este tour, no sé si fué por el guía que a pesar de hacerlo de manera informal, sin ninguna gran compañía de turismo detrás hizo su trabajo realmente bien. Por si alguien se va por Berlín a tomar el free tour, se van a Brandenburg Tor a las 11 o 1 pm (yo fui a este) ahí van a estar estos muchachos con sus pancartas "free tour" y les recomiendo que busquen a George...tomé el tour en inglés porque iba con unas compañeras de hostal anglófonas, 2 gringas y una neozelandesa.

Olvidaba mencionar que fui a un sauna en la noche del 27 y ahí tocó deshacerse de la vergüenza latinoamericana con la que llegamos todos y quitarse la toalla para recibir el vapor del sauna en pelota...Al principio me costó trabajo porque uno está pelado con otros pelados y se siente raro...pero luego me salío más natural. No faltaban los hombres que caminaban con la toalla tapándose allá abajo intentando parecer muy natural...jejejeje. Eso me daba mucha risa. Yo fuera del sauna si andaba envuelta en mi toallita.

Después de este día recorriendo la historia de Berlín, me fui donde mi host, Christina, una belleza de persona como dirían mis papás. Ella me recogió en la estación del metro, cogió mi maleta y me dejó de nuevo en otra estación para ir al campamento. Yo tenía el tiempo justo para dar mi taller de español, por eso ella tomó mi maleta y se la llevó a su casa. Luego me daría cuenta que ella vivía en el 3 piso que para los colombianos es un cuarto porque aquí se empieza a contar desde el 2 nuestro como el 1...así que imaginense lo cansada que llegó Christina a su casa con mi maleta...


En el bar (que en realidad era como un mini coliseo reservado unicamente para los participantes) donde se llevaba a cabo la reunión de couch surfers llegué muy animada a dar mi clase de español, me registré e invité a todos a participar en mi clase. Logré acercarme a un grupo de aprox. 10 personas de varias partes y hasta un argentino participó...como mi asistente, y la pasamos muy bien.

Del 28 al 1 hubo actividades como body painting, visitas a Berlín, más sauna, muestras gastronómicas de los diferentes países, clases de tango, música hindi, teatro, fotos de viajes, juegos. Yo aporté mi cuota con la clase de español y con unas horas en la recepción. Compartí un buen tiempo con gente muy amable y simpática y estábamos muy contentos de hacer parte de esta experiencia.

La pasé con desconocidos a los que al final les cogí mucho cariño. El grupo organizador de couchsurfers de Berlín merece toda mi admiración y el reconocimiento de un trabajo desinteresado y eficiente sin más recompensa que la alegría de los participantes. Es por eso que este proyecto de couchsurfer me gusta tanto. Hacés parte de él, por el simpre gusto de hacerlo.










y para que me crean que estuve en Berlin...la típica foto en la Brandenburger Tor:

1 comentario:

Jr dijo...

Hola mi Sandris!! Que chévere saber que la pasaste super bien en Berlín. Apenas y me puedo imaginar ese ambiente couchsurfero. Me alegro mucho también que tuviste la suerte de contar un buen guía de la ciudad. Mejor dicho, suena como que todo salió a pedir de boca.

Aaahh y muchas gracias por mandarme esa foto tuya en el sauna. Entiendo que no la hayás querido hacer pública, pero así hasta como que la valoro más. Jajajaja No mentiritas mi Sandris, pero en serio yo creí que nos ibas a poner una foto tuya en el sauna. Sería algo así como un regalo de año nuevo a todos quienes somos tus fieles lectores!! ;)

A lo bien que eso debe haber sido una experiencia muy rara cuando menos. Yo no sé si yo me le habría medido!! jajaja

Besos lindísima.

Lucho